Los entrenamientos no tienen por qué ser fáciles.

Un cuerpo en forma está preparado para lo desconocido.

Tu potencial se encuentra más allá de tus límites. Ponte a prueba y sal de tu zona de confort. Esa es la mejor forma para mejorar.